Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como POEMAS A LA MAR

DUERMO

DUERMO
-poemas a la mar-

A las palabras en tu lenguaje
de idas y venidas,
punteo a las sombras
embriagadoras de tu imagen
en mi mente y las recreo
esperándote llegar
mientras mis pies te bailan
en tu contacto,
en ese beso de espuma y sal
y duermo...
-te duermo-
En mi regazo a expensas
de recoger de tus fondos
la sal de tus basaltos
oceánicos.
Te añoro en la distancia
de los días, en la soledad
de tus aguas en mi rostro
te pienso y miro equidistante
de este soplo del que no reniego
como tú no desalojas de tus mareas
a los atardeceres...
De tus bajuras el astro sol
él que insolente se adentra en tus entrañas
cada tarde,
sé adivina y humedece
en un eterno instante,
tan eterno como este destierro
de tierra adentro, este exilio
sempiterno,
instante, tan instante como cada
uno de nuestros encuentros,
te sigo extrañando más y más
y envidio al sol,
porque te besa en cada poro
cada tarde,
y cada amanecer te suelta
de sus abrazos,
no sin antes de hacerte
el amor como el mejor
amante.
Duermo, duermo a tu imagen
en mi sien,

JUNTO AL MAR... ( V poema a la mar )

JUNTO AL MAR
 Entregados y besando
a mis ganas, son aquellos
poemas, desgranándose
listo a leer,
son aquellos poemas del
ayer los escudriñadores
de la última pena, el trampolín de la penúltima risa,

la tilde de un amor baca debajo,
o la ternura pasional viva
y en pañales,
el lastimero dolor próximo
o lejano que sangran
en los poemas,
junto al mar hicieron
su espacio, se enlazaron
en el paisaje.
En la sombrilla agazapada
bajo la sombra mitad,
mar, mitad arena, mitad
girasoles que miran sin cristales
ahumados,
suspensos en él, no le eluden…
mientras yo me preparo,
la crema de factor innombrable,
-me pregunto-
¿Por qué ellos no necesitan
sombrillas o cremas?
¡Creo! que hasta les gusta
copiarle
¡Buena pregunta! -me dije-
Sigo mi ritual, despliego sombrilla,
toalla,
cremas
palas
mp3
en la espera…
de ese paso de horas puntas
en un sol que ciega
aprieta y quema…
Aferrado mis ojos en aquella primera
estrofa, las encadeno
a las marabuntas eclosionadas
en lo alto de cada trazo,
en la curva de cada letra,
¡Alta la pica! de Flandes
el…