Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como MI MADRE

ES HORA…

ES HORA…
Ahora que tus manos, son como alas de mariposas.
Ahora ya, madre que las nubes grises anidan en tus ojos
Ahora madre que voy cogiendo tu estela...
ahora madre te amo,
-si cabe más- que, aquel día que partí de tu vientre" poética extremeña -chrey-

Es hora de cantar a las aureolas
de tus pechos,
a soñar con sus Vía Lácteas
a cantar bajo el agua de tus ríos
que dulcemente en su lecho me sostuvieron
madre.
Es hora de tocar el surco de tus manos,
las manchas -sin pecado- de la edad
y no de la culpa gabela por dar vida.
Es hora madre, de trenzar tu pelo vestido
de lunas,
de tocar en tu vientre las estrías de mi vida
madre.
Es hora madre querida, de amarte más
si cabe en esta alma que te adora
-por todo- cuanto vales,
eres,
nos das…
Nos enseñas madre.
Ahora madre que eres frágil y rompible
ahora que eres toda verdad asumida…
Te amo con todos los dolores de parto,
con todas las alegría de la vida
recién recibida
con todas las lunas y estrellas
Te amo madre mía, tanto y más a la vida
mía.
9.3.2016
Carmen Hern…

MI NIÑA MADRE DEL ALMA

MI NIÑA MADRE DEL ALMA
Fue madre sin edad,
ella, la niña,
la que buscaba río saltando sus orillas
columpiarse de la rama
y coger a la lechuza
engañando a la luna,
al olor de cantos de nanas
silbando del arcoíris hilos
de plata.

Y se hicieron sus pechos fuentes,
amamantaron desde los pozos
del hambre con café de achicoria
y pan en migas en la sartén...
la niña pequeña, figura frágil y tierna
necesitada de amor y ternura.

Fue madre en tiempo de posguerra,
en tiemposde hambre,
ella fue alacena...
Mi madre niña,
mi madre chica de ojos taciturnos,
y manos de madre huérfanas
y desamparadas,
¡Ay! Corazón mal herido
negro presagios en tus días
de cenizas en cabeza,
rasgadas azules, verdes en
vestidos sin telas.
Fuiste madre, una madre niña
que perdió niñez y adolescencia,
arañada y rota juventud,
erosionada inocencia,
tu olvidaste la mano
al despertar, ella que era
toda para ti madre quebrada
siempre dulce y tierna.
Así fue tu niñez mi querida madre,
juventud y vida,
han sido pariendo existencia,
lumbres y alrededores siem…