Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo 21, 2017

DIEZ VUELTAS

DIEZ VUELTAS
En una ciudad donde parece ser
que todos los coches se pusieron
de acuerdo para ir por delante
del mío.
Consigo aparcar
Donde siempre... -lejos-
Y, como premio un helado,
Yo misma reconozco que es una
tarde de té o café...
No me resisto...
Y obtengo premio las musas participan
de estos piñones con nata...
Badajoz es una ciudad que siempre
me hizo sentirme bien,
de callejear por sus calles
si más... De mirar escaparates
y de escapar de miradas
Esta confidencial ciudad se me hace
nostálgica, y también me retrocede a otras décadas
de búsquedas y de manuales
Que pudiesen explicar
o replicarme en una fe u otra.

Confieso que estoy donde empecé
solo que voy desnuda
y si andamiajes...
Con más de un kilo de escayola
en el alma y metros de mallas
para aquellas parte donde
es imposible colocar
yesos...
el alma no soporta ni siquiera
el peso de una leve pluma,
-si acaso una sonrisa o un abrazo-
¡Quizás!

Tantos miedos y acechos
en esta suma teológica
de la economía
en sus capítu…

NIÑA

"Pinto de rojo a tus terrores, recojo el miedo entre mis manos y los diluyó con pincel y latido" poética extremeña - chrey-

NIÑA


Deja que pinte de pasión a tus miedos,...
que la inapetencia gire en la peonza de tus dedos,
y que sepan volcar el frasco de tus esencias
entre los hilos que pintan estrellas
aún.
Niña diluye tentando el abismo que fluctúa
Afiliado al nácar en su oasis, y desiste
de aquellos afanes que no son lábaro
en tus atalayas,
ellas que descorren el negro del gris
y el blanco dibujando
el rojo de tus labios ambrosía
pedigüeña.
18.5.2017
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña
Todos los derechos de autora

EXTRAÑA

"extraña sombra de quien nunca conocí, fue..." -chrey-

EXTRAÑA


Son las sombras que duermen en talón, ...
distorsionadas la faz que transita a boca jarro,
y deja en mi lapso el hielo de la Antártida.
Pedrezuelas y armas arrojadizas
son la simbiosis de la vida que seco la voz
y dejó a la boca destrón del páramo
donde nunca hubo buena tierra,
ni acaso intención de abonar
o labrar antes de la lluvia.
Extraña sombra de quien nunca conocí
nunca fue,
ni siquiera la perdida estatúa de sal
nunca fue,
fuere.
20.5.2017
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña
todos los derechos de autora
foto personal

ABSOLUCIÓN

"es verdad que soy tu verdad, como tú eres la absolución delante de tanta impiedad" -chrey-

ABSOLUCIÓN


Realidad y superación...
-¡que nadie pregunte!-
la ficción y la perdida
de aquel tiempo bastardo.
Es verdad que la verdad observa
las líneas del corazón, cual marcapaso
recuerda las estaciones de peregrinaje
sin Ítaca, ni apeadero
con nombre propio
-¡preguntad hoy existe!-
Ella es mi verdad en la impiedad
absoluta en esta ciudad destino…
verdad
eres

yo
mi absolución en la maldad
triste de la farsa del ayer
-¡que todos digan!-
Elevarse es subir a las ramas
del palo santo,
sentarse en la raíz donde la niñez
conoce la lengua de las rosas y los mirlos
-¡a coro gritemos!-
Ella es mi verdad y absolución.
20.5.2017
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña
todos los derechos de autora

UN TENDREMOS

UN TENDREMOS

Cuando te miro y río
enredo a mis dedos en tu pelo
un tendremos ...
-te digo, me digo-
y te ríes
y me miras
y te miro
me río y nos miramos en este nuestro hoy
ya eterno.
Un tendremos de gozos, alforjas al viento
y libres de rotos,
migajas sumando, cargando a este submarino
esquife que vuela a puerto.
-un tendremos-
tenemos la nostalgia del minuto
sin tenernos.
20.5.2017
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña
todos los derechos de autora

CUARENTA CON DOSCIENTAS...

¿habrá pasos en el cielo, gramófonos en su aire? no creo... están en tus manos" -chrey-

CUARENTA
Con doscientas legiones sostienen
un verso que no calla, como el agua
cayendo en cascada imposibilitada está
en dejar mudo su grito sublime

Doscientas plumas siguen el ritmo de un trazo
insinuadas raspean el acorde de una lira
como toro en la Maestranza
-queriendo salir invicto y valiente-
sin heridas en costado,
apéndices en cabeza
rabo en sus nalgas.
Doscientas cuarenta lunas hostigan del metal a su gris
luz,
abre sus apetitosos labios y al temple
se llega al lugar donde los duraznos
se abren como albricias
-ellos no piden salir invictos-
¡es más! para nada les importa
perder apéndices,
o que todas las legiones claudiquen
una a una en este sostenido
verso que se desmigaja
a poco.
-o a mucho-
¡No sé!
pero el triunfo es total.
21.5.2017
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña
todos los derechos de autora
foto de la web