Ir al contenido principal

CARTA A LA MAGIA


La Magia sigue caminando a hombros de mujeres que danzan con otras.

Feliz República sin Reyes Magos

¡Viva la Magia!
La imagen puede contener: texto
 

CARTA A LA MAGIA

 

La que no vienen a lomos de jamelgos, ni joroba de camellos, ni caminan por arenales sino por pedregal.

La Magia que se esconden detrás de las retinas de impúberes, que sueñan con dormir en un colchón sin astillas de metal.

Ella, la Magia no tiene formato digitales, ni rango uniformados, ni carne rea, y menos principesca… la magia duerme en las cajas de sorpresas de los inocentes ojos que saben mutar a la desdicha, y rebuscan entre los rotos ladrillos estrellas cuando son bombas de racimos, buscan las olas y la playa, su sal en los lagrimales obstruidos por un gas mostaza de estados genocidas.

La Magia se acomoda en las caras y rostros de ojos que sueñan y siguen creyendo en un mundo fantástico y posible, con el armisticio de guerras e intereses, de sangre con venas y no desparramada en el duro asfalto donde las miserias hacen trincheras.

La Magia rompe en los oídos, se escucha, se adueña… te hace creer que es posible soñar cuando la vida cae a tus pies entera, te rompe, te descoloca, te aprisiona antes de que seas tú misma quien termines sin ella… La Magia sabe de vida, sabe de vivir, sabe de existir, sabe de amor, sabe de dolor, sabe, se sabe a ella, por eso sigue intacta, sigue fiel a ese destino que la llama.

La Magia aún espera no tener que empequeñecerse cuando la parca rompe con filo de navaja el sueño de quien solo espera que sea ella quien irrumpa en la vida de cada cual.

La Magia no baila sola…

La Magia no es mano que mece cuna

La Magia no es tempestad

La Magia sí es fiel a ella

La Magia sí es reconquista

La Magia sí es confianza

¡Nunca es presa!

La Magia busca y espera el hilo conductor que rompa leyes donde hay jueces y políticos, que miran entre sus piernas, sus carteras, sus ombligos a expensas de mirar el arco por donde salieron sus cabezas. Sí la Magia espera que sientan y piensen que lo último que nació a esta vida fueron sus cojoneras.

La Magia necesita de Hombre que sepan vivir sin el miedo a una mujer y a usarlas desde la cuna, como putas sirvientas.

La Magia sigue caminando a hombros de mujeres que danzan con otras.

Feliz República sin Reyes Magos

¡Viva la Magia!

3.1.2017

Carmen Hernández Rey

©® autora extremeña

todos los derechos de autora

Comentarios

Entradas populares de este blog

ME VOY

ME VOY

ME VOY

Hacer con mi pelo una trenza

a lo Frida Kahlo, dibujar amapolas

y magia en ella.

            -VOY-

Poner un poncho -rojo-

a lo Chavela Vargas, y reinventar

el amor hasta emborracharme de él.

            -VOY-

A escribir los -entre actos de mi vida

entre ladrillos conquistados,  

a lo Virginia Woolf

y me sumergiré en un río de nubes rosas

y azúcar de feria.

            VOY

A curar la vida, matando a la muerte

al estilo de Mary Shelley,

uniré razón, desataré miedo,

pondré el sentir entre pecho y cielo.

            VOY

A quemar el incendio y rescatar el fuego

al estilo Margarita Yourcenar

prenderme de él, hasta deshacer el hielo.

            VOY

A mirar el frente, de frente, a la frente

contra mi frente ¡nadie! irá…

al estilo Simone de Beauvoir

sin -obligación inhibición-

            VOY   

A desgarrar a mi piel,

pondré el ébano ancestral,

de mi antepasadas al estilo de

Ángela Davis

romperé grilletes de sangre de primera

contra mi sangre negra.

            VOY

A ser una poeta…

maldita al estilo de todas

com…
"creer, sentir, existir, aprender, volver a sabernos únicas en este desafío" -chrey-


COMO EL TROMPO


Desea a la cuerda,
y las rufianas hilachas, no desea
ser obligadas a enrollarse
de cabeza a pináculo,
ser el vínculo de giro,
de una danza fútil
de trompo volteado en trama novelesca
de nudos apretados como cincho
por un proscenio con miedo al escotillón.

COMO EL TROMPO
Los entramados de la vida
las hace girar de frente y a la pared
de una misma,
nos gira,
se hace hilo, cuerda, trompo,
sin los dedos oportunos que le hagan
girar oportunamente
sin obligatoriedad,
de muchos o pocos.

COMO EL TROMPO
Desea danzar entre las bambalinas,
pernoctar en el ciclorama del Bolshoi,
romper la tramoya
y secar el cuadro de un lago seco
donde los cisnes bailan un vals inerte
y de inexistente resistencia a morir
o a ser
o a fluir,
y donde se golpean en un fuera y adentro
inútil de vida
saber o no saber
fluir o no fluir
en la misma danza y sin las agónicas