Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 8, 2016

VOY A EDITAR MI VIDA

VOY A…
EDITAR MI VIDA
Lo haré en formato, no sé ¿libro?
Puedo empezar con un título
no sé... se me ocurre, ocurre.

¡lo pensaré!
Primero escribo,
me reinvento
repienso, ¡ay! mira no sé
qué final tendré,
será fiel a mí o menos que un cuento
de…
Creo, me recreo...
me conversó,
me verso
me besó...
y sí, una vez terminada
la gran obra es seguro que no cumpliré
con el ritual de los amigos releyéndome
observando esta historia
mitad ficción, mitad terror
y tres cuarto de amor rosa
en color negro...
No decidido nadie leerá
esto, mermará la intriga,
curiosidad,
la intensidad y frescura del momento.
Y, sí la registraré por aquello
de los plagios,
no sea que la propiedad vital,
o intelectual…
o como se diga caiga
si espero,
espero en no caer
en el enésimo error de tantos,
y la falta de originalidad que, leo
como postureo...
de libros remendado el plagio
barato de las letras en un universo.
Pienso, me pienso, repienso
-otra vez y mil más que mil,
¿no es muy normal
pero…?
siento.
siento la n…

INERCIAS

"escuché a una mujer -Sofía Castañón- poeta hablar de poetas… y menciona una palabra en la cual estamos cosificadas desde hace miles de años… inercia" poética extremeña -chrey-
INERCIAS
Recuerdo como ayer, tus manos
sobre las mías dejándolas en aquellas
tazas, con alguna que otra abolladura
y rozones, entre el agua y el jabón,
su blanco dejaba pasar
el color gris metalizado,
sin impedimentos tus manos
madre, me decía con ternura,
así, así frota así
y quedan limpias,
luego, los platos, el tenedor y las cucharas
aquella navaja que nunca dejabas
que yo la frotase…
-sin inercia-
Sí, tus manos nunca sufrieron de inercia
como tampoco tu cabeza pensando
en cómo educarnos para que nadie
tuviera que regalarnos nada, no.
No, nunca hubo inercia entre tus manos
y las nuestras, manos pequeñas que apenas
abarcaban el aro de la taza,
de cuclillas entre aquel baño de goma
y aquella agua templada
en el carbón de leña
¿Inercia? no hubo en tu vida, como tampoco
la hubo en las nuestras,
Hon…