Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 12, 2016

Y… SI TE DIGO QUE…

Y… SI TE DIGO QUE…
Eres como ese carnosidad
en mi garganta,
extraña, no mía
pero mía…
Que me añusgas, y te toso
intento desviarte de mi tráquea…
Si te digo,
te has formado como protuberancia,
como rosa en tallo,
como espina en el verde
¿Qué haré?
Y… si te digo que aparte de mí,
dentro de mí tienes vida,
y que fuera serás como aquello
que el bisturí corte
sin preguntar su sentido.
¿Qué forjar y concebir
para que nada vuelva
a ser?
y la distancia siga su curso…
extraña en mi anatomía- no mía-
pero mía, prominencia.

12.3.2016
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña

BOTÍN DE GUERRA

BOTÍN DE GUERRA

Mi carne es carne de acecho,
monterías con artimañas,
concesión en boca de jaurías
es mi sexo.
Milenios, milenios…
Violación, violaciones sufridas durante
milenios, lleva mi carne padecida,
robos, robos de hijas
-sin polémicas-
Todo está tramado en decretos de Estados,
y venerados en los canon
-de los injuriosos- escritos sagrados…
Mi carne, es campo baldío y quemado
de ella hicieron un campo de haceldama*
-de sangre-
Soy botín, botín de guerras,
guerras que me desnudan
ya antes de que sucedan,
contienen la ruta del reparto
de mi cuerpo.
Profanan… profanan y expolian
A mi ropa queman, queman…
en mi lecho
con su maldito semen.
A mis sábanas deshonrada
con sus zarpas.
A mi mesa ofenden con sus babas
obscenas
A mi alacena afrentan con sus saqueos
endemoniados
mis campos quemados…
Soy botín de guerra auspiciado
por las leyes de unos gobernantes
malditos que hacen de mi tierra
un baño de sangre.
Allí se quedó mi telar y seda bordada,
-las pestañas entre hilos-
mis uñas en dedal,
mi estirpe mutilada…
Y…

VEINTE DÍAS

"Bayan cierra su piel, a las heridas del frío... triste crueldad de los señores de las guerras, el pan y el destino en Idomeni" poética extremeña -chrey-
VEINTE DÍAS
Quizás sean suficiente para ella,
y no llegue al día veintiuno,
porque el frío heló a su sangre en las venas,
a pesar, que cerrará sus poros, a su piel
ordenara hacerse compuerta…
¡Ay! el maldito frío quema,
como el fuego, quema y mata
deja a las entrañas heladas y muerta.
Veinte días para Bayan, quizás sea
su vida, la que dejó el mal destino
para ella.
Malos momento para nacer,
mal hora para respirar cuando el oxígeno
como losa fría pesa,
perversamente el mal conspiró,
contra la frágil niña que su madre
no contuvo entre el calor de su útero
y arterías…
Malos son los tiempos para la lírica
dijo el poeta… y muy buenos para
los señores de las guerras y el FMI.
Veinte días Bayan, y quizás hoy
mientras te escribo una lápida
te dé más calor que la usura
de quien te acecha.
12.3.2016
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña
todos los derechos…