Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 7, 2016

EL HIMÉN DEL POEMA

"versos obstinados e incapaces de romper el himen de la poesía" poética extremeña -chrey-
EL HIMÉN DEL POEMA

Hay versos que se escriben
con dos, con tres, o cuatro líneas
-o, cien-
Sé que hay líneas obstinadas
poesías incapaces de allegarse
a mi intimidad,
de romper este -velo sacro-
y caprichoso de la inspiración,
son intentos…
Intentos, fatuos de acariciar,
de morder la fruta de ese Edén
casi maldito donde la membrana
se hace acero,
lanzas en este deseo íntimo
de este coexistir
-inseparable ascuas-
de mi carne;
carne que suspira
y tiembla ¡Reclama!
y exige la inmoral gesta
de un fuego infame
que por completo
rompa el himen del poema.
Sin embargo el verso
deambula, insubstancialmente
le deja inmaculado,
el poema sigue siendo
virgen delante de mis ojos
apenas hubo un roce de piel
entre sus mulos y mi tacto,
a pesar de que mi boca buscaba
el sexo y el seso…
la carne y la piel
el alma de poema
La poesía se resiste,
a mi infiel amor por ella.
7.3.2016
Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña
todos los derec…

INVI-SIBI-LIZ-ADAS

"mujer que lee a escondidas, y separa el grano de la paja -ajena" poética extremeña -chrey-
INVI-SIBI-LIZ-ADAS
Dos mil años a la zaga mujer,
de injurias en tu cabeza,
que rugen en tus entrañas.
Mujer que aprendió oculta,
en la esquizofrenia de un varón
y sus costillas,
oculta en las cortina de sus salas.
Mujer amurallada en la etiqueta
de:
esposa sumisa,
amante perfecta,
criada pulcra y servicial,
madre amantísima,
novia, pura y casta
virginal carne -sin deseos-
y todas las culpas,
tú reprimendas siempre escuchabas.
Invisibilizada empalizada
en los muros de paredes encaladas
con olor a carne agria y salada
de llantos y bofetadas.
Velada a los símbolos,
que no te estigmatizarán
en la pluma y la paleta
en la arcilla no fueras
la puta barata.
Encubierta con nombre extraños
de pueblos y varones
cárceles de textos disidentes
de ti,
sagrados cementerios para tu alma.
¡Nunca! dejaron tu voz leer aquellos
textos sagrados, ni los poemas
bucólicos, ni los cismáticos
y eróticos,
aprende…