Ir al contenido principal

NO PIDO UN BAILE...Y

¿por qué duele todo... todo... cuando el deseo irrumpe con nombre propio... cuando no hay control de cabeza, corazón y sexo... porqué...? poética extremeña. c.h.r
 
 
Foto de Carmen Hernández Rey.
NO PIDO... UN BAILE... Y

 
Hoy podría decir cuanto duele
 
desearte,
 
y que te comería
mimos,
 a besos...

como se come un helado

 de fresa, limón y chocolate,

 te lamería, despacio desde

el inicio de tus costados,

iría allegando...

 -a tu epicentro, más dentro-

 ¿Podría, podré... hoy

dejar de soñarte,

me dejarías lamerte como a un helado?

 Lamer-te poquito a poco

 -templadamente-

 aprendería, podría, sabría

 esperaría de un tiempo pasado

¿...?

 No, no pido entonar

 una nota... ¡Quiero pernoctar

eterna!  en la subida

 del termómetro y peregrinarte

bajo mi piel nacerte en mi sien...

seducirte con el arte que mis dedos

saben,

soflamar el fuego

 rebajar el clímax

con lengua de menta

y el frescor de mis abanicos

mirándote y sondearte

 ¿puedo?

Si me dejas...

 no te pido un baile...

 ¡Te prometo!

 amarte, besarte,

 acariciarte, rozarte,

 reírte, tocarte, leerte,

 escribirte... comerte

 y lamerte...

hasta que digas  amor...

-No sigas... No pares...-

 Me permites que diga

 sí... que soy tuya

aunque se hunda

otra vez el titánic

¿Me permites... soñarte,

 puedo amarte,  a esta hora

 improcedente...

sí, será  una hora

solamente una hora...

de estrella... prometo

no importunar

 ¡lo prometo!

 ¿Puedo? amarte, besarte,

 acariciarte, rozarte,

 reírte, tocarte, leerte,

 escribirte... comerte

 y lamerte...


27.6.2015
 Carmen Hernández Rey

®© autora extremeña

 todo el derecho de autora

 foto del muro de


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ME VOY

ME VOY

ME VOY

Hacer con mi pelo una trenza

a lo Frida Kahlo, dibujar amapolas

y magia en ella.

            -VOY-

Poner un poncho -rojo-

a lo Chavela Vargas, y reinventar

el amor hasta emborracharme de él.

            -VOY-

A escribir los -entre actos de mi vida

entre ladrillos conquistados,  

a lo Virginia Woolf

y me sumergiré en un río de nubes rosas

y azúcar de feria.

            VOY

A curar la vida, matando a la muerte

al estilo de Mary Shelley,

uniré razón, desataré miedo,

pondré el sentir entre pecho y cielo.

            VOY

A quemar el incendio y rescatar el fuego

al estilo Margarita Yourcenar

prenderme de él, hasta deshacer el hielo.

            VOY

A mirar el frente, de frente, a la frente

contra mi frente ¡nadie! irá…

al estilo Simone de Beauvoir

sin -obligación inhibición-

            VOY   

A desgarrar a mi piel,

pondré el ébano ancestral,

de mi antepasadas al estilo de

Ángela Davis

romperé grilletes de sangre de primera

contra mi sangre negra.

            VOY

A ser una poeta…

maldita al estilo de todas

com…

CARTA A LA MAGIA

La Magia sigue caminando a hombros de mujeres que danzan con otras.
Feliz República sin Reyes Magos
¡Viva la Magia!

CARTA A LA MAGIA

La que no vienen a lomos de jamelgos, ni joroba de camellos, ni caminan por arenales sino por pedregal.
La Magia que se esconden detrás de las retinas de impúberes, que sueñan con dormir en un colchón sin astillas de metal.
Ella, la Magia no tiene formato digitales, ni rango uniformados, ni carne rea, y menos principesca… la magia duerme en las cajas de sorpresas de los inocentes ojos que saben mutar a la desdicha, y rebuscan entre los rotos ladrillos estrellas cuando son bombas de racimos, buscan las olas y la playa, su sal en los lagrimales obstruidos por un gas mostaza de estados genocidas.
La Magia se acomoda en las caras y rostros de ojos que sueñan y siguen creyendo en un mundo fantástico y posible, con el armisticio de guerras e intereses, de sangre con venas y no desparramada en el duro asfalto donde las miserias hacen trincheras.
La Magia rompe en los …

ESTE POEMA

ESTE POEMA

Me retiene...
en su sien
pecho
espalda
brazos
hígado

¿Dónde me retiene?
Siento que me lleva de ombligo
a ombligo
maldiciéndome
y Juega conmigo.
Él sabe que le pierdo
y peor aún
-me pierdo
es estos desvaríos.

 No se da por aludido
si le pregunto...
pido reglas a seguir
le interrogo, el por qué
sé da y regala
-tan así y tan sin mí-

El poema es fácil en plumas
de inteligencias
la misma que me esquivan
e intuyo su veredas
y esquinazos
hay, hay un poema
a punto de ser poema
en mi boca, pero...
huye y me rehúye.

 Se desentiende en las cantos
él como amante eterno
osa a dejarme esperando
en la cita eterna.

Apostada en el brocal
de ese buzón inmarcesible
y él dueño de sus intimaciones...

 Juega...juega
sin dar pistas
conmigo sigue jugando.
18.1.2015
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña
Todos los derechos de autora
foto del muro de Antonio