Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 23, 2014

TE AMAN MIS MANOS

TE AMAN
Mis manos...
Como la tierra ama
a la lluvia, libre
libre,
te aman en la justa
medida de...
de atarme a tu talle
y, de ceñirme a tu
espalda, mirándote.
Mis manos te aman
como el agua desea
descansar en los campos,
serena...
tranquila y dulce
corriendo
por sus regatos,
fresca y voluptuosas
de salto en saltos,
pizpiretas en las cumbre
y pedregales
remansada por lagos.
Te aman mis manos,
majestuosas
en las cascadas rotas,
donde no caben
mas agua,
ni mas te amo....
y libre van cantando,
libres en sus saltos.
Libre como el agua
que no retienen mis manos
y se queda saciando
a mis labios,
te amo.
Mis manos te aman
agua brotando,
manantial oculto de la tierra
así, amor te amo,
lecho de flor,
verso germinado...
Sí, así amor te amo,
libre y justa
en ese loco hilo religándonos.
Mis manos te aman,
tanto como la tierra
ama la flor que le nace
sin querer remediarlo.
23.6.2014
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña
todos los derechos de autora
foto del muro de Felix
Carmen Facebook

QUEDAN

QUEDAN

Tantas cosas por vivir,

tanto años a descontar,
a tantos sueños que despertar.
Que moriré sí,
moriré, ese mismo instante
que ellos crean haber sido
contados, cumplidos
y asumidos por este
mi cuerpo
y ¡Claro!
él dirá,
y mi alma
replicará...

QUEDA
pesadillas quedan
por descatalogar,
queda ese
todo y cuanto
todas quedan,
me queda
por probar....
-tantas y tantos-
Sí, drogas sin nombre,
un veneno con propiedad,
y acentos
con sabor a fruta tropical...
-me queda-
QUEDA A TU BOCA,
engalanadora
del sabor y del deshielo,
me queda hacer,
azúcar a punto de hebra
-queda-

¡Ah! como y cuanto queda,
en mi recamara
todo esos sueños...
¡Ser la más, y mejor...
la perfecta ladrona
de besos!
Y sin permiso,
robarte
opacarte
esconderte
adentro, en la blancura nívea
de mis ojos,
Así y allí
-dejarte-

EXISTIA

"EN LA MANO DE ALGUNO QUE NO SABE QUE YO EXISTÍA AYER". RAINER MARIA RILKE
-EL LIBRO DE LAS IMÁGENES-

EXISTIA

En universo adverso,
pero universo.
Desde mi mundo irreal,
y tal real en la indiferencia
que me hace cuestionar
la vida que yo vivo a modo
de Rilke.
Se pregunta mi cerebro
¿Es necesaria mi sangre
circulando a mil por hora
sin freno en mi cerebro?
¿Por qué tanta in-cordura
esta yerra ironía, que no coge
fusil,
y pone balas en mis palabras
Por qué, por qué...?
¡Basta ya, de tanta pajas
enseudo- ironías!
O dejar,
dejar que muera como pez
por mi boca,
o dejar de ser nadando en pecera
de unas arterias con sangre
ajena, sin mí,
sin ser mía.
Alguien también olvidó...
que yo, ayer era yo
¡Quizás fui yo!
Quizás hoy no recuerde,
haya olvidado que la levadura
debe estar activa
para leudar y ser levadura.
¿Qué me sirve mi sangre si madura como vino?
R. M. Rilke -La canción de la estatua-
23.6.2014
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña
todos los derechos de autora