Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 31, 2014

CUANDO NO SE ENTIENDE... poesia intimista

CUANDO NO SE ENTIENDE

Cuando un día dije...

Te hago
-el amor-
con mi poesía...
Yo cada segundo te hago
el amor, en..
en trazo
en cada tilde
en cada letra
y en cada verso,
te hago...

-Te hago el amor-

¡Él!
-no entendió-
Y solamente dijo...
con la poesía no se puede
hacer el amor.
¡Claro!

Haciéndole el amor,
le volví hacer el amor...
-recité-
Aquellos poemas
que noches y días le escribí
mientras le soñaba
y soñaba hacerle el amor,
y tampoco

-Entendió-

Le amé sin ella,
le amé con ella
le amé haciendo...
el amor, al amor...
-Eso es poesía-
Y cuando el amor y la poesía
hicieron de mis manos el amor...

ERÓTICA-ESA-MENTE poeisa de las mil y una noche

ERÓTICA-ESA-MENTE
Busca a mis labios entre
los velos de Eros,
ponen sus dedos y tapan
en mi sien,
un punto de inflexión
ahogado en los carmesíes
deseos.
Esa mente erotiza
y...
-Confabulan-
entre mis áreas,
Esa-erótica-mente acotan
en mí los perímetros
que...
-desobedecen- entre un remiso
no,
desde los montes
de Venus.
Erótica-esa-mente
desordena la mercería
en mi percha,
-Esa-
erótica mente
abre cajones y puertas.
31.3.2014
Carmen Hernández Rey
©®autora extremeña
fotos del muro de Merlys Corpas

EL HILO ROJO

EL HILO ROJO- PARA MER
Una vez me pregunté... cien veces no encontré la respuestas...
Mil veces me pregunté... un millón de veces no obtuve respuesta...
Por qué el destino encuentra a persona que nunca estarían cercanas a mi...
Hoy he sabido que hay un hilo rojo que interconecta, sin que importe destino, edad, lugar de procedencia, ni tan siquiera los sentimientos...
O lo que es mejor... que sean solamente -los sentimientos- los buenos sentimientos los que importen...
Y más que cualquier otra discrepancia, inconformidad, diferencias...
Quizás sea este -hilo rojo- el que nos proyecta a la vida y al mundo cuando nacemos...
Es ese que nunca se corta con la vida y la naturaleza, con la persona que tiene atado la punta de tu otro hilo rojo...
Y deberá ser aquella que al nacer, y se para sin cortarse cuando nos vamos el que sigue su leyenda hasta aquel dedo meñique que le espera...
31.3.2014

Carmen Hernández Rey
©® autora extremeña
todos los derechos de autora