Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 12, 2013

EN LA CRESTA DE... poesía de amor

EN LA CRESTA

De un beso,
te deposito los recuerdos
de aquel primer beso,
el día primero donde mis labios
se cruzó con los tuyos,
dejados en la comisura
de la gran sorpresa,
corazón inquieto
fue mi embeleso.

En la cresta de un beso
acaeció el roció dicharachero
aquella tu humedad innata
el pantanal anónimo sin dueño.
Inigualable beso dejado

de improviso en otro incipiente
beso,
beso insospechado,
ese tuyo y mío,
pero en la cresta ambos
fueron besos.
Sin margen ni archipiélagos,

entre las dos bocas
ambas fluían a solas en una isla
un solo comisionado, cuatro labios
dos bocas,
un solo beso,
todos juntos, unidos en un sinfín
de entrevistas,
en fronda confabulaciones
in posesiones,
¡Ah! Aquietas fábulas
en talantes y topónimos
en una sola lengua
unidas en el mil lenguajes
de dos bocas y un solo beso.
Beso emergido buceadores y  afluentes

sabio del Nilo,
de esta mar, de cada río…
a solas yo contigo…
tú a solas conmigo,
dos en la cresta
de beso
nacido, nacido, renacido
entre el rojo mercurio de unos
trazos de un corazón…

SE ESCAPÓ... amor

SE ESCAPÓ
Aquel aire por mi nariz
por mis pulmones
por mis ojos
por mi piel,
se escapó todo
el aire.
Y quedó atrapado en tu nariz,

tus pulmones
tus ojos
tu piel
se quedó todo ese mi
aire en aquellos tus adentros
y…
Yo, huérfana de mi aire
Busque, del oxígeno
las sietes llaves,
el acceso de todas las grutas
de tus aposentos,
de los sentires sin letras
los quejidos gozoso
sin nombres,
el manjar donde nos desenvolvemos
¡Ah, aquellos…!
Desprovista de todo aterrice
sobre tus alma y revolví
los amaneceres,
desparrame de él en ti
sus términos
olí de los olores a todos
los encuentros,
de tu
alborada y despertando
a cada uno de nuestros
sentimientos,
me encontré…
hallada descalza,
deshabitada y hambrienta
de aquellos tus y mis locos
deseos.
Así, sin aire:
en mis pulmones
en mis ojos,
en mis manos
en mi boca todo
y nada,
tu boca, tus manos
toda yo
tus ojos mi mundo
tus pulmones, mi oxígeno
a solas…
mis fantasías,
al frente la usura,
de  beneficios en aquellos tus huecos y mis huecos.
Perdida estuve bajo los puentes
toda en aquellos espas…

INVITE AL VERDE... poesía intimista

INVITÉ AL VERDE
Para apaciguar al mercurio
de mis pupilas
para que la rada no se hiciese
complot sobre mis
retina.

Y me pinté de verde musgo
las niñas de negro azabache
las pai pai
y las arqueadas rúbricas.
Reposada se quedó mi sien

sobre las milenarias
y húmedas briófitas
mientras el verde pasó
de la mera invitación
al culto sobre
mis prismas.
Verde  como quien invita a café:
a un amigo,
a la vecina,
a la prima…
Sin saber que sobre el sideral
dístico se quedó
el verde dentro de los
los armarios de mis
pupilas,
en  las neófitas
y nuevas miradas
de una mujer, aún niña.
15.6.2012
Carmen Hernández Rey
© autora extremeña
Todos los derechos de autora
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=4002326066810&set=a.2381288541885.2136625.1540835521&type=1&theater&notif_t=like

CAMINO DE LECHE “VIA FLAVIA” poesía libertaria-mujer

CAMINO DE LECHE “VIA FLAVIA”
¡Ay! Niña con nombre
de dinastía, emperadores
y opulencias,
dinásticas romana
de vetustas castas.
¡Cuna romana de emperadores,
lirios y Falvia!
¿Por qué borrasteis,
cerrando de vuestros imperios
a las estrellas de los ojos
de Flavia?

¿Por qué, por qué no dejar
una sola encendida
para la niña asustada,
miedo del mundo
tristeza en alma,
ella que nunca
obtuvo liras del laurel
coronada,
solo algunas obtuvieron
en sus manos hojas
de palmas,
escritos de sirenas
entre la austral marea.
¡Ay! Orgullos poderosos
de nombres, cuna y países
que dejáis sobre el pueblo la
pobreza y miserias,
imponéis el miedo sobre
las cabezas de las niñas
para que aprendan a ser madres
sin libros y cantos
las jácaras de las alegres
“Rueda, rueda…” ¡Dónde, dónde vuestros

Éxitos!
dónde aquellos escudos
sin libros donde os parapetáis
para dejar a nuestras
niñas en las lujurias
de vuestras sesera de cremalleras
¡Chantajes de amor,
Chantajes emocionales!
¡Yugos, yugos, yugos!
De quien sabe salir por
piernas,
para …