Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 3, 2013

DEL AMOR ME NACEN... Amor y vida

DEL AMOR ME NACEN

Costillas que quieren

ser las cuadernas de un velero
surcando los mares,
ellas sienten que se abren como
trancanil más perfecto,
se acomodan y moldean
para llegar a ser el Codaste
de mi navío,
no hay viento que la detengan
A veces, falta esa pluma grácil
del ave que se despereza
en la aurora…
mis costillas son esas plumas
que caen del nido,
volátil y dispuestas a remontar
el vuelo diurno,
a veces, con una pluma
me crecen alas
del color del ave fénix…
Son esas piezas te hacen navegar,
que hacen que nazcan días
de amor y rosas,
de pétalos aterciopelados
durmiendo en mis parpados,
desmarañando nubes
abriéndose en mis noches
en la espera de ese galanteo
perfumando y sutil.
Noches de rubor y alfeizar
Recostadas en manos
De lunas,
Horizonte en picos,
traen tocinillo de cielo.
¡Deidades de Manjar en mi boca!
Del amor me nacen níveas
alas, que se diluyen en el frío
propagan sus cálidos auras,
refrescan a mi calor
cuando del sur sueltas
sus racha…
De mis costillas nace el amo…

¿SOMOS ANATOMIAS DE ABECEDARIO?

¿SOMOS ANATOMIAS DE ABECEDARIOS?

No sé si este cuerpo se disocia
en las disciplina de Vitruvio,
o simplemente es genio
maravillado, dócil
y doblegado,
o simplemente es puro,
digno y encaprichado
del deseo.
No concibo, ni pienso
o me recrea los llamado
puntos estratégicos, sin más…
Los nombre de abecedarios,
Los G-nuinos o evolutivos
de unos orgásmicos
órganos.



Topográficamente creo inadecuado
cortar a lo largo, o lo ancho
en la profusa intimidad
de la filio logia
de la antropología,
de mi cuerpo.
¡Quizás! Me perdí estudiar
ciertos casos, muchos pasos
de órganos en estudios.
¡Más que dolor! Ese,
que nunca estudia del amor
sus ocasos.
¡Somos tan anatomista!
¡Somos tan primarias-os!
Prehistóricamente seguimos
estudiando la anatomía
antes de darnos el primer
abrazo…
Muchas citas a ciegas.
Muchas cegadas citas…
Más aún, cuando sin cita,
ni previas anatómicamente
nos estudian.
El cuerpo no es aquella figura
de Leonardo, diseccionado
cartográficamente,
no somos “el mapa” de aquellos
lobos en plenilunio,
pero a veces nos de…